Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

Archivos por Etiqueta: martín

Disparad sobre el oso

Como solía decir mi madre, “¡es que se las empescan todas!”.
Con permiso de Truffaut, no dispareis sobre el pianista, disparad sobre oso, y luego… jugad un rato con este anuncio.
Cambiad la palabra “shoot” por cualquier otro verbo en inglés y a ver qué pasa.

Buen fin de semana.

Caza al espía

«¿Cómo haces para mentir mirando a la cara?
—Tienes que saber por qué mientes y no olvidar nunca la verdad.»

(CAZA AL ESPÍA, FAIR GAME, guión de Jez y John-Henry Butterworth y dirigida por Doug Liman.)

Andreu Martín ja és premi Carvalho

Este jueves Andreu Martín se ha convertido en el ganador del VI Premio Pepe Carvalho de novela negra. Andreu recibirá el galardón el próximo mes de febrero, en un acto que se celebrará al Saló de Cent de l’Ajuntament de Barcelona.

El jurado, formado por Paco Camarasa, Juan José Arranz, Jordi Canal, Alicia Giménez Bartlett, Daniel Vázquez Sallés y Sergio Vila-Sanjuán, ha acordado, por unanimidad, otorgar el Pepe Carvalho a Andreu Martín, porque “desde su primera novela, ‘Aprende y calla’ en 1979, se ha convertido en uno de los puntos de referencia del género negro-criminal en nuestro país y en todas las lenguas a las que se ha traducido”.

Lisboa

Os recomiendo el Pavilhâo Chinês. Cuenta la leyenda que fue un burdel a principios del XIX. Cuenta la historia que fue mercería donde vendían sedas chinas de Macao. Hoy es un bar alucinante al que ninguna foto puede hacer justicia.

Zona azul (y verde)

Aparcamiento (de pago) en la población catalana de Sant Antoni de Calonge. ¿Qué fue primero? ¿El árbol o la plaza de estacionamiento?

[La Vanguardia]

Románticos suicidios

El poeta griego Kostas Karyotakis trató de suicidarse, de manera romántica, ahogándose en el Mediterráneo.

No le salió bien.

Al día siguiente, 20 de Julio de 1928, se pegó un tiro a la sombra de un eucalipto. En el bolsillo le encontraron una nota autógrafa que decía:

“Aconsejo a cuantos sepan nadar que no intenten jamás suicidarse tirándose al mar. Durante diez horas (¡DIEZ HORAS!) me estuve peleando con las olas. Tragué una enormidad de agua y, sin saber cómo, una y otra vez volvía a la superficie hasta que las olas me depositaron en la orilla.”

(DE LA CONTRA DE LA VANGUARDIA Y DE LA RED.)

La carcel de la vejez

«Ojalá que a usted le falten muchos años aún para entrar en la cárcel de la vejez, a la que yo me encamino amb la seguridad de que estamos —no podía ser de otra forma— en la recta final de la existencia, y pueda disponer a placer de sus horas, minutos y segundos sin sentir la angustia de llevar estampada la fecha de caducidad en cada poro de la piel.»

(CARME RIERA. La mitad del alma.)

Vacaciones

Sombreros

En 1937, tímidamente, había vuelto el sombrero, ese accesorio desaparecido de las calles durante los primeros días de la revolución porque se consideraba un símbolo burgués, y que ahora algunos volvían a lucir. Los ataques al sombrero fueron tan intensos que sus fabricantes tuvieron que inventarse un montón de teorías para conseguir venderlos, como por ejemplo que el contacto directo del sol sobre la cabeza ablandaba la masa encefálica o que no llevar la protección del ala del sombrero podía dañar la vista. Parece que la iniciativa no prosperó mucho, porque después de la derrota republicana una sombrerería barcelonesa, lanzó el eslogan: “Los rojos no llevaban sombrero”.

(EVA MELÚS. “Malgrat la guerra, la vida no s’atura.” La guerra civil a Catalunya. Memorial democràtic.)

¡La vida debería ser al revés!

Se debería empezar muriendo y así ese trauma está superado.
Luego te despiertas en una residencia mejorando día a día.
Después te echan de la residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión.
Luego en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro.
Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como para disfrutar el retiro de la vida laboral.
Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo y te preparas para empezar a estudiar.
Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé.
Y los últimos nueve meses te pasas flotando tranquilo, con calefacción central, room service…
Y al final abandonas este mundo en un orgasmo.

QUINO (Creador de Mafalda)

A %d blogueros les gusta esto: