Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

Archivos por Etiqueta: dos clases de personas

Dos clases de personas (3)

El mundo se divide en dos clases de personas. Los que se identifican con el torero y los que se identifican con el toro.
O sea: Los dominantes, orgullosos de una supuesta inteligencia, que se supone que les da superioridad y que usan para dominar a los otros, considerados menos inteligentes e inferiores. La supremacía del hombre que domestica a la naturaleza bruta. Los que presumen con trajes de oro y plata y se sienten importantes, aclamados por someter, a fuerza de lo que haga falta incluyendo las torturas, a una criatura hermosa y poderosa pero inferior y, por tanto, susceptible de ser aniquilada sin remordimientos. Y se sienten más orgullosos cuanto más hermosa, fuerte y peligrosa sea su víctima. Son los del Séptimo de Caballería con sus flamantes uniformes que se sienten autorizados a exterminar a los indios y quitarles sus tierras y relegarlos a reservas sin ningún escrúpulo. Y se ven más valientes si proclaman que los indios eran crueles y sanguinarios y, por ejemplo, arrancaban las cabelleras de sus víctimas (invento de los blancos). Son los que, desde tiempo inmemorial, dijeron que las mujeres eran inferiores a los hombres para justificar un trato de dominio.
… Y hay quien empatiza con las víctimas, quien es incapaz de aplaudir a alguien que hace daño, aunque sea de una manera muy hermosa, artística, tradicional, heróica, civilizada y estética.
Así es como yo lo veo, y prefiero situarme al lado de los segundos. Es una opción.

Doa clases de personas (2)

Hay dos clases de personas: las que dividen el mundo en dos clases de personas y las que no.

Dos clases de personas (1)

Las realistas despiadadas y las utópicas compasivas.
Las utópicas compasivas aspiran a un mundo mejor, sin injusticias, donde todo el mundo sea igual, donde nadie pase hambre, etc. Quieren hacerlo todo como es debido, quieren respetar a todo el mundo por igual, mujeres, negros, ricos y pobres, todos iguales, bajo gobiernos entrometidos, intervencionistas, dictatoriales, burocráticos, inoperantes y ridículos.
Las segundas, realistas despiadadas, lamentan que el mundo sea duro y cruel pero creen que la vida es así, que no la han inventado ellos, que la gente es diferente, que hay quienes nacen de familia rica y quienes nacen en una chabola, y los que espabilan y los que se duermen, los que saben ganar dinero y los que no saben, y los astutos y los bobos, los astutos que saben vender humo y los bobos que se lo compran. Si todo el mundo es diferente, debe ser tratado de manera distinta y están en el baile y hay que bailar, y en la guerra como en la guerra y en amor y en la guerra todo está permitido, y el que pega primero pega dos veces, y quien ríe último ríe mejor, y la generosidad bien entendida empieza por uno mismo, y maricón el último y qué le vamos a hacer.

A %d blogueros les gusta esto: