Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

Archivos por Etiqueta: digitalizarse

Contactos IV

De la serie Contactos, una nueva entrada.

Contactos III

Los lunes, Contactos.

Los jueves, paella.

Contactos

Historias publicadas con Mariel Soria en El jueves.
A partir de ahora, cada lunes: CONTACTOS

clicad para verla más grande.

Andreu Martín se pasa al ebook y visita al Festival Azabache

El escritor catalán llega a Mar del Plata con el legado del policial español más duro, al tiempo que emprende una cruzada para digitalizar su obra.

El jefe del policial negro español –aquel policial de la época de oro en los años ochenta- no conoce la Argentina sino a través de una ex esposa jujeña y de aquella suegra “de agradable recuerdo”, y también gracias a un tío bandoneonista que llenó su infancia de tangos. “De manera que para mí es un hito este viaje”, cuenta por mail, todavía desde Barcelona.

Pero el día ha llegado y hoy Andreu Martín –el autor de PrótesisLa camisa del revésA navajazosPor amor al arteBarcelona Connection y otras varias decenas de novelas– está aquí. En suelo argentino, en suelo marplatense. Listo para participar del Festival Azabache, que abre la temporada negropol de Sudamérica. Aquí Andreu Martín llegó como una de las estrellas del Festival y viene a saldar su deuda con sus lectores locales, aquellos que en las décadas de fin de siglo sólo sabían (¡sabíamos!) de él a través de sus libros, como si ese nombre raro fuera un mito más que la seña de un hombre de carne y hueso.

“A mí no me gusta viajar: me gusta haber viajado”, confiesa. “Eso significa que siempre me da pereza levantar el culo del asiento, y rezongo mucho, pero cuando voy a los sitios siempre me siento estimulado, mucho más maníaco que depresivo. Y regreso más rico de como me fui, sin duda”.

Si para Martín el viaje a la Argentina es un hito, también hay que decir que viene de tomar una decisión que es otro hito –y qué hito: pasarse al ebook a los 62 años, dar batalla en la Web, ganarle al futuro, digitalizar una obra de la cual el 90% está fuera de catálogo. En ese sentido, su nueva novela, La vida es dura (que no está protagonizada por un detective sino por un indignado), sólo conoce la edición digital. Y Niños que muerden a perros, una antología de relatos insólitos y cuentos cortos, también. Martín emprende la aventura echando diez de sus títulos, ahora con licencia Creative Commons 3.0. “No sé si me costó tomar esa decisión de hacerlo… Uno decide, encuentra la gente oportuna en el momento oportuno y se lanza, y a tiro pasado parece que fue la mar de fácil. Ahí vas”, comenta. “Hablé con Cristina Fallarás, con Raúl Argemí y con Lorenzo Silva, que son pioneros en esta aventura y ellos me animaron. Y no sé si es la única salida posible, pero sí sé que es el futuro. Para bien o para mal”.

Sin embargo, el catalán advierte que no tiene la totalidad de los derechos digitales de su obra y que gran parte no está digitalizada porque fue escrita a máquina o con programas de computación ya obsoletos. “De momento, me dedicará a libros que me resulten más fáciles”, dice, y no le faltan para elegir: tiene, sin eufemismos, más de cien. Pero tampoco se ha comprado, todavía, un dispositivo para leer ebooks.

¿Qué pasó para que el 90% de su obra esté descatalogada?
Tiene que ver con la dinámica de las editoriales, con la prisa por publicar novedades, por esa estrategia absurda de los departamentos comerciales de que hablo en mi video. Y también con la gran cantidad de obras que tengo, claro está.

¿Cuáles de sus novelas cree que merecen hoy una segunda vida?
Más bien haría una lista de las novelas que preferiría que no se publicaran. Serían pocas, pero las hay. Pero no las mencionaré porque nunca se sabe. Una vez, le dije a mi agente literaria que retirara de la venta una de mis novelas y al día siguiente tenía una oferta por ella. Un editor entusiasmado. ¿Qué hacemos?  Pues qué quieres: se reeditó.

¿Cuál es el futuro de las editoriales? 
Sólo sé seguro que tendrán que variar sus estrategias. El mundo está cambiando en todos los aspectos y tiene que empezar a prescindir de esa filosofía neoliberal basada en el saqueo y el dinero fácil y replantearse las cosas. Creo que las grandes empresas organizadas tienen mucho que decir en este campo, pero tienen que encontrar el camino y únicamente lo encontrarán variando sus puntos de vista. No se trata de una disyunción exclusiva “o” papel “o” digital. Los tiempos están cambiando, los dos formatos pueden convivir. Yo lo que quiero es que mis obras perduren, y para eso, la estrategia editorial tiene que cambiar.

Llega a un festival de novela negra y criminal. ¿Qué tendencias encuentra en la literatura policial actual?
Creo que ya se está produciendo una perfecta fusión entre subgéneros, que toda buena novela policíaca actual debe tener su parte de enigma, su dosis de negra y sus elementos de psicológica. Ya no concibo una buena novela con sólo una bruzna de todo lo bueno  que podemos dar.

Aquí, las participaciones de Andreu Martín en el Festival Azabache y más sobre el gran encuentro de literatura negropol de Mar del Plata.

Cateogrías: Incorporado por lectura | Etiquetas: 

Lorenzo Silva y Andreu Martín digitales

Artículo de entrevista publicada a Sigueleyendo

Lorenzo Silva y Andreu Martín.

RAÚL ARGEMÍ

Lorenzo Silva y Andreu Martín son dos autores de éxito, con muchos títulos y muchos seguidores. Hasta hace un par de años tal vez ni pensaban en editar digitalmente sus libros, pero el mundo cambia a una velocidad vertiginosa y los dos han dado el salto. Silva lo hizo hace un año y Andreu Martín lo está haciendo ahora. Para charlar con ellos, uno ya veterano en lo digital y el otro novato con ganas, los reunimos en Sigueleyendo.

Por ser algo así como metódico, le pido a Silva que cuente cómo llegó a este territorio digital, cuáles fueron sus razones, y los primeros pasos.

Lorenzo Silva: Por un lado veía crecer ese mundo sin fronteras, esa ventana internacional que cada día se expande más, y me decía: ¿por qué no estar allí? Además, rastreaba en Google mis novelas, y las encontraba pirateadas para descarga. O sea que ya estaba digitalizado pero sin control sobre mi obra; a la que podían censurar, cambiar, lo que quisieran… Un día, uno de los que me habían leído pirateado, me escribió un mail, sugiriéndome que yo las editara a un precio razonable; a 3 o 4 euros. ¿Qué hago? Me dije. Tenía que tomar la iniciativa, porque no se puede esperar todo de los editores. Por suerte, con Planeta, que había publicado gran parte de mis libros, pude dialogar. Encontré gente que sabía de qué estaba hablando, y que aceptaron las condiciones que yo quería: un precio que no pasara de 5 euros y que los libros no tuvieran DRM. Esa clase de protección sólo sirve para que el comprador tenga mil problemas, y cualquier hacker se la salta con una sonrisa.

Silva: Encontré gente que sabía de qué estaba hablando,

y que aceptaron las condiciones que yo quería:

un precio que no pasara de 5 euros

y que los libros no tuvieran DRM.

Mientras Lorenzo habla, anoto y de tanto en tanto observo a Andreu Martín. Tiene la misma cara que pongo yo cuando quiero entender qué me está contando un menorquín, en su catalán isleño: con los ojos muy abiertos como si así pudiera entender mejor.

Pregunto: Dos preguntas: ¿Cuántos libros has puesto en circulación? Y ¿te eran necesarios los editores o podrías haberlo hecho por tu cuenta?

Silva: ¿Cuántos? Creo que son veintiuno. Y en cuanto a lo otro… (Sonríe) Uno puede hacerse una autoedición, pero los editores siempre lo hacen mejor. Nada te impide autoeditarte y poner tu libro en Amazon. Sólo que Amazon no te promociona, es muy grande y tu libro estará allí, perdido entre miles. Con un editor el libro se mueve de otra manera; y garantiza otra calidad. Hay autoediciones que te duelen cuando las lees.

Pregunto: ¿Ha cambiado tu grupo de lectores?

Silva: Mucho. Antes, era imposible convencer a un editor de que enviara tus libros a Latinoamérica. Que perdían dinero, que los impuestos aduaneros, que el transporte… Ahora mi territorio de publicación, digital, es todo el mundo del castellano, y donde tengo muchos seguidores es en México.

Pregunto: ¿Y con los piratas, qué?

Silva: Creo que hacen falta leyes que protejan esta industria, que está desprotegida. Bajamos los precios para que no sea necesario piratear, pero siempre habrá quien crea que puede quedarse con el trabajo de otro —que es eso, trabajo—, y regalarlo impunemente. Necesitamos leyes que entiendan cuál es el problema y penalicen a los ladrones.

Silva: Bajamos los precios para que no sea necesario

piratear, pero siempre habrá quien crea que puede quedarse

con el trabajo de otro, y regalarlo impunemente. 

Me vuelvo hacia Andreu Martín, que hasta ese momento no había dicho esta boca es mía, y…

Pregunto: Tu decisión es reciente, pero parece muy entusiasta. ¿Qué te disparó en esta dirección?

Andreu Martín: Ante todo debo confesar que de esto sé bien poco, y estoy aprendiendo ahora. Pero la explicación suele ser la misma para todo lo que hago: es visceral. Un día pensé que tengo muchas novelas muertas. Novelas que seguramente tendrían nuevos lectores, pero que están muertas porque los editores son remisos a publicarlas. Y eso (hace un gesto como de revolución volcánica interior) me puso a pensar. Luego, recordarás, charlamos contigo y con Cristina Fallarás, para que nos contarais de vuestra experiencia con Sigueleyendo, y me decidí a dar el paso. Ya os digo, mi decisión es visceral; ya estoy cansado de que algunos editores se comporten como vendedorcillos y entierren tus libros. A quienes no te cuidan… (Hace un gesto que interpreto como el que yo haría para decir “que se vayan a tomar por culo”)

Martín: Un día pensé que tengo muchas novelas muertas.

Novelas que seguramente tendrían nuevos lectores, pero que están muertas

porque los editores son remisos a publicarlas.

.

Pregunto: Tu biblioteca, Andreu, es inmensa ¿Cuántos libros vas a publicar?

Martín: Por ahora lo que tengo en el ordenador, porque muchos (ríe) los escribí cuando no había ordenadores, por lo qué no tengo ni un Word, están impresos en libro y escanearlos y todo eso es un engorro que ahora no me puedo proponer. Ahora lo que quiero es dar nueva vida a novelas que no se han reeditado y saber que algún lector tendrán, con seguridad; y si se puede ganar un euro mucho mejor.

Pregunto: ¿La serie Flanagan, por ejemplo?

Martín: Con Flanagan tengo un problema con Anaya, que no ven que sea el momento de publicarla en digital. Si todavía se vende bien, dicen. Pero resulta que hay universidades extranjeras que, para sus cátedras de castellano, quieren a Flanagan porque su lenguaje es más sencillo y fácil de comprender. ¿Pues qué…? ¿Que les van a enviar 20 o 30 libros a Alemania o a Estados Unidos? Pues no, y en digital… tampoco. Bueno, sí, quedan las ediciones piratas. No terminan de entender que hoy, para un libro, su mundo no es solamente el hispano, sino todo el mundo. Así que estoy en la edición de la serie de Wendy.

(La noche en que Wendy aprendió a volar, novela que recibió el premio Bancaixa 2006, y su secuela Wendy ataca. Las dos protagonizadas por una joven Mosso d’Esquadra).

.

Silva: Pero… los libros de Wendy todavía están vigentes en papel.

Martín: Están, pero si no piensan reeditarlos, estamos otra vez en lo mismo. Son cada día más difíciles de conseguir, y los piratas están allí, a la pesca del botín.

Pregunto: ¿Cuál puede ser la expectativa comercial? Por ejemplo, Lorenzo. ¿Ya sabes cuánto has vendido?

Silva: Por lo que sé hasta hoy, vamos muy bien; pero los números los tendremos pronto, cuando la editorial me diga cuántos y dónde. Lo que tengo es una aproximación, por los comentarios que recibo en mi blog.

Martín: Para mí es una incógnita. Ya veremos, porque recién comienzo, pero soy optimista.

Pregunto: ¿Y el precio? ¿Cuál tiene que ser el precio para un libro digital? Porque podemos coincidir en que el precio es también un arma para estimular la compra legal.

Martín: Yo todavía no lo he decidido, pero quiero que mis libros estén al alcance del lector.

Silva: Alguien me dijo algo muy inteligente. Dividir los precios de 0 a 5, de 5 a 10 y de 10 en adelante. De 10 en adelante, olvídalo, ya se sabe que casi no hay mercado. A ese precio el lector compra en papel. De 5 a 10 ya lo cosa comienza a ser interesante, porque está más cerca de lo que el lector está dispuesto a pagar. Y de 5 para abajo, es mejor cerca de 5 que de cero.

Digo: Lo que dices coincide con un libro que recomienda vinos buenos españoles, tomando el segmento que va hasta los 6 euros. ¿Por qué? Porque ante la oferta y puestos a elegir un vino bueno, pero que no sea caro, los españoles está dispuestos a pagar hasta seis euros o un poco menos.

Silva: Me parece una buena comparación la de los vinos. Si te lo regalan existe la duda sobre su calidad, y no sé si vale la pena, comercialmente, meterse en eso. Mis libros están rozando los 5 euros.

Silva: Me parece una buena comparación la de los vinos.

Si te lo regalan existe la duda sobre su calidad,

y no sé si vale la pena, comercialmente, meterse en eso.

.

Pregunto: Parece que estamos atrapados en un dilema. Algo así como libertad o expropiación. Lorenzo es, además de escritor, abogado. ¿Qué se podría hacer en este espacio sin regulaciones?

Silva: Es algo que habría que estudiar en profundidad, técnica y legalmente. Porque, a veces me pregunto… ¿Google, que facilita el acceso a las páginas piratas, es inocente en lo que sucede, o tiene un grado de responsabilidad?

Pienso: Google, para entrar en China, aceptó bloquear todos los contenidos que molestaban al régimen. O sea que el problema no es técnico. ¿Cuál es?

Como reza un antiguo refrán, a los cojos, a los rengos, se los reconoce caminando, entonces les digo a Andreu y Lorenzo: como todo cambia a una velocidad de ciencia ficción, les propongo reunirnos otra vez, dentro de seis meses. Para ver dónde estaremos en ese momento, y cómo les ha ido con la digitalización.

Martín:  Pues sí, nos vemos en seis meses y sabremos que ha sido de nosotros.

Silva:  Muy bien, en ese plazo sucederán tantas cosas que habrá que tener una nueva mirada.

La observación final de Lorenzo Silva me parece que es el punto central de toda esta movida, lo que no se puede dejar de tener en cuenta: en el mundo digital todo cambia a una velocidad astronómica. Como todo en la historia de la tecnología. Hace un año eran legión los escritores que se negaban a digitalizar, porque veían peligrar sus ingresos. Hoy, aceptan que el cambio es irreversible y piensan, desconcertados, cómo encontrar acomodo en estas nuevas relaciones de producción que se alejan tanto de las premisas de la Revolución Industrial del siglo XIX.

Tal vez conviene recordar a los tejedores de Birmingham, que salieron a quemar telares automáticos porque condenaban a la desaparición a los hilanderos domésticos. El resultado de aquella guerra ya lo conocemos. Todos vestimos telas y ropas producto de los telares automatizados.

NIÑOS FEROCES

 Lorenzo Silva

  DESTINO

 

 

 Andreu Martín

La vida es dura. La nueva novela de Andreu Martín sólo en ebook.

La novela indignada, de una época crispada, mientras se desmorona el estado del bienestar, y cada ciudadano descubre que ha sido víctima de la gran estafa.

Un grito: “Si no pagas lo que debes / te quemamos el Mercedes”. La indignación de las víctimas de la crisis, de los deshauciados que tienen que continuar pagando la hipoteca aun cuando viven bajo un puente, de quienes se han visto arruinados por aquellos que les prometían riqueza. Han aprendido que la vida es dura… pero alguno de ellos empieza a pensar que, puesto que ha de ser dura, justo es que lo sea para todos.

Amazon

.ePub

andreumartin.com

Andreu Martín se lanza a la autoedición digital

El autor catalán inicia una aventura para editar sin intermediarios. Empezará con dos inéditos. Se suma a la tendencia autónoma del .com

ROSA MORA Barcelona 10 ABR 2012

Andreumartín.com empezará a funcionar antes del 23 de abril. El escritor catalán se inicia en la autoedición digital con dos libros inéditos e irá recuperando todo su fondo, en gran parte descatalogado. También aparecerán tres novelas bajo licencia de Creative Commons. “He decidido editar mis propios libros electrónicos sin intermediarios como reacción a la praxis de muchas editoriales que condenan al autor al ostracismo. Los editores y los jefes de prensa son mis amigos pero cuando mandan los jefes de ventas, editores, jefes de prensa y autores se convierten en mindundis y entonces las editoriales se convierten en el enemigo si hacen distribuciones cortas y no reeditan”, afirma Andreu Martín (Barcelona, 1949).

“Solo el 10% de mis libros está en librerías. El 90% se ha perdido en la noche de los tiempos. Reivindico mi derecho a perpetuar mis novelas a través del formato digital”. Andreumartin.com se iniciará con dos libros inéditos. Una novela corta, La vida es dura, y un libro de relatos, Niños muerden perros, que reúne textos dispersos publicados en diarios y revistas nunca publicados en formato libro.

La vida es dura es una novela “contundente y de impacto”, seguramente también polémica. El telón de fondo es el Movimiento del 15-M. “El protagonista es un indignado que se desespera con políticos, banqueros y gente similar y harto de ver que por las buenas no consigue nada, decide saltarse a la torera las leyes y actuar por su cuenta”.

En esta primera oferta recuperará novelas descatalogadas como Corpus delicti, las falsas memorias de un psicópata, o Bellísimas personas, escrita a partir de un hecho real, un hombre normal, padre amantísimo de dos niñas, que asesina a un niño y finge su secuestro.

La nueva webb incluirá una bibliografía completa e indicará qué libros están disponibles y cuáles no. “Cada título aparecerá con la cesta de la compra que remitirá a las plataformas digitales y librerías on line. El precio no superará los nueve euros aunque variará según las plataformas. También se indicará las editoriales que disponen de los derechos de venta digital”. En una primera fase promocional, con la adquisición de alguno de los libros electrónicos disponibles se regalará un cuento de Niños muerden perros.

Otras tres novelas serán asequibles en Creative Commons: la mencionada Bellísimas personas (4,99 euros), Por amor al arte y la juvenil Chats, ambas con el precio sugerido de 3,99 euros. Las novelas de la serie protagonizada por el joven detective Flanagan, escrita a cuatro manos con Jaume Ribera “siguen super vivas en papel” y de momento no se plantea autoeditarlas en digital. Con el primer título de Flanagan, No pidas sardinas fuera de temporada, publicada en catalán en 1987, Martín y Ribera ganaron en 1989 el Premio Nacional de Literatura Juvenil. Sí piensa digitalizar las novelas de la mossa d’esquadra Wendy y las del detective privado Ángel Esquius, cinco títulos y no todos traducidos al castellano. “No quiero pelearme con nadie por los derechos pero las conversaciones están abiertas”.

Martín, a punto de lanzar su web, ha recibido la oferta de la editorial Flamma de hacer la edición electrónica de Jesús en los infiernos, sobre la Barcelona preolímpica vista con horror por un tipo de la Cataluña profunda. “He aceptado, porque digitalizar es un proceso lento y costoso y si las editoriales están dispuestas, yo encantado”.

“Mi objetivo con andreumartin.com es llegar al mercado en español, sobre todo en América Latina, donde soy conocido pero apenas llegan mis novelas, y al hispano de Estados Unidos”.

Andreu Martín se inicio en la novela negra con Aprende y calla (1979) y es autor de títulos tan notables como Prótesis, El señor Capone no está en casa, El día menos pensado o Barcelona Connection. El escritor está convencido de que el “libro en papel y el electrónico convivirán durante mucho tiempo”. “No son incompatibles, pero la digitalización garantiza una vida más larga y una mayor difusión”.

Artículo publicado en El País

A %d blogueros les gusta esto: