Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

Discusión sobre doblaje

LA PARIDA DE L’ANDREU:
A diferencia de la práctica totalidad de los paridores, yo no soy un enemigo ferotge del doblaje. Es más: soy capaz de ver películas dobladas y no me pasa nada, o como mínimo yo no noto que me pase nada grave.
No obstante, estoy de acuerdo con Màrius Serra en que, si hablásemos como en las películas dobladas, diríamos cosas como
—Estuviste con ella, ¿no es así?
—Tal vez.
—¡Deja de juguetear con el maldito reloj!
—Respóndeme.
—Ya conoces mis sentimientos.
—Esa zorra de nuevo.
—La amo.
—¡Estoy harta de tus jodidas infidelidades!
—No sabes cuánto lo lamento, querida.
—¡Vete al infierno, maldito bastardo!
¿QUIÉN HACE LAS TRADUCCIONES DE LAS VERSIONES DOBLADAS?
¿¿TAN MAL LAS PAGAN??

ARNAU VILARDEBÓ:
El doblaje es como el tabaco. Aunque sea bueno, es malo.

SANTI MOESE (SPOCK):
Si un dia desaparece el doblaje, para mí, que soy ciego, se habrá acabado el cine, o me veré obligado a consumir sólo cine español y latinoamericano. Haciendo un esfuerzo podría entender a medias un film en inglés, pero jamás me atrevería con un Bergman o un Kurosawa, por no hablar de Millenium, que tenemos en cartel ahora mismo.
És verdad que hay doblaje muy mal hecho, como hay películas malas, y muy mal traducido, como también hay malas traducciones de libros… Pero algunos doblajes son auténticas obras de arte y, al menos el 50% son correctos. Los años 70 fueron una época dorada del doblaje en castellano: a mí, por ejemplo, pensar en John Wayne sin asociarlo a la magnífica voz de Felipe Peña me parece imposible, supongo que porque, para mí, los actores son los dobladores.
Últimamente el doblaje como tal ha sido duramente criticado y despreciado, y me da la sensación de que eso ha redundado directamente en la calidad de la factura final. Y es una lástima porque el hecho de que exista la opción de ver películas en versión original no debería ser ningún inconveniente para que también se exhibieran copias dobladas. ¿Tan difícil es pensar en la coexistencia de ambos sistemas y que cada cual elija el que más le guste?
Un abrazo a todos y… MUY FELIZ DÉCADA!

JOSEP M MORRERES:
A propósito de la polémica sobre el doblaje, hay quien considera que la versión doblada es la que más se acerca al original, que el cine es un artefacto hecho de imágenes y sonidos y que tener que leer los diálogos supone una distorsión aberrante. Probablemente sólo sea la opinión de unos indocumentados, de unos ignorantes que no saben apreciar los matices de la interpretación de los actores si no entienden lo que dicen.

FERNANDO MARÍAS:
Con independencia de que es obvio que una película debe verse en versión original para verla tal y como la hicieron quienes la hicieron, y siendo también obvio que la v.o. y el doblaje pueden coexistir, a mí, desde hace mucho, me supone un curioso placer que no logro definir ver películas de mi infancia y primera juventud dobladas. A veces cambio unos instantes a mitad de la película a la versión doblada para ver qué voz dobló en ese caso a Burt Lancaster o William Holden. En esos segundos me veo en mi infancia, viendo aquellas películas. Curioso viaje en el tiempo, que naturalmente no pienso desaprovechar. Pero al hilo del doblaje, me pregunto cómo fue posible doblar a Dexter Gordon en “Round midnight”. Trato de buscar una voz más personal, desgarrada y estremedora en toda la historia del cine y, sinceramente, no la encuentro.

JOAN FANECA:
Andreu, estoy contigo en lo referente a las pelis dobladas. Incluso algunas pelis españolas deberían ser dobladas: o bien su sonido es fatal, o bien los actores hablan con… la nariz! No digo que sean malos actores, pero algunos tienen el defecto de confundir naturalidad con inexpresividad oral. A lo mejor es que los directores están mal del oído, o se saben tan bien el texto de sus actores que no se dan cuenta de que no se les entiende. Además, uno va al cine para ver imágenes y escychar sonidos, música o texto, pero NO A LEER!!! Para eso ya tenemos vuestras novelas! Eso sí, respeto a quienes quieran escuchar la voz timbrada de tal o cual actor o actriz (español o no), deleitarse con el ritmo y matices de determinados idiomas. Por eso entiendo perfectamente que existan las dos opciones. Sí a la versión original, pero SÍ también al BUEN doblaje.

CARLOS AGUDELO:
No estoy muy de acuerdo con el doblaje. Prefiero leer los subtitulos aunque en algunas ocasiones también se equivoquen. Actualmente estoy viendo de nuevo todas las temporadas de “Lost”. Esperando en febrero el lanzamiento de la última temporada en Latinoamérica. Desde el principio supe que no quería ver la serie doblada porque las voces en español me hacen ver a los personajes con otros ojos, para mí pierden la fuerza necesaria que los hace lo que son. Si siempre hubiera visto a “Lost” doblada creo que no sería un fanático.

LA PARIDA DE L’ANDREU:
A propósito de doblaje. Ayer, fui a ver esa película de dibujos animados espanyola, PLANET 51. A unos personajes les extirpan el cerebro y a algún gracioso se le ocurrió que, a partir de entonces, hablarían con deje argentino (y además los doblaron mal). ¿Eso se le ocurrió al autor del guión, el norteamericano Joe Stillman? (Entre paréntesis: era necesario recurrir a un guionista norteamericano?) ¿Y qué acento tienen los descerebrados en la versión norteamericana?
¿Y nadie puede denunciar ese insulto? ¿O es una cuestión de sentido del humor? ¿Como los argentinos tienen mucho sentido del humor, lo encajarán con alegría y serán los primeros en reírse? Ya se ha conseguido con las mujeres, con los de Lepe y con los catalanes. ¿Ahora les toca a los argentinos?

LUIS GARCÍA:
El origen del cine fue sólo imagen, después insertaron textos, y, finalmente, incorporaron el sonido. Si lo fundamental del cine es la imagen, no tendríamos que leer textos en pantalla porque nos resta atención a las imágenes. El que conozca el idioma de origen de la película que disfrute los matices de la voz de los actores, pero los que no saben el idioma de la película es mejor doblada porque de lo contrario sólo verá la parte inferior de la imagen mientras lee los subtítulos. Y si los doblajes son malos, los subtítulos, en la mayoría de las películas, son peores y lacónicos. Resumiendo: cuando no conocemos el idioma original de una película, para mí, es mejor doblada. Por ejemplo: una película iraní en versión original ¿qué matices verbales podemos captar de los actores iraníes los castellanos, vascos, gallegos y catalanes?

GONZALO MOURE:
Discrepo de mucho (no de todo) de lo que se está diciendo de los doblajes y las versiones originales. ¿De verdad no hay diferencia en los matices del japonés y en los del castellano? No concibo el cine de Kurosawa con otro acento que el original: es más: no cuadran las labiales ni a tiros (ni a flechazos). Y lo mismo pasa con el cine iraní, sí, y con el sueco: con todos, en realidad. ¿Podéis ver una película de Truffaut sin la música del francés narrado? Probad el arranque de Jules et Jim, por ejemplo, y decid después si habéis notado alguna diferencia o no. ¿Y Totó, o Gassman, o Anna Magnani doblados? ¡Por dios! Otra cosa es que el cine norteamericano de nuestra infancia se nos haya quedado prendido en la memoria con las voces que entonces escuchamos embelesados. El día que escuché a Marlon Brando por primera vez con su voz real, creía estar viendo otra cosa: prefiero sin duda la voz de Héctor Cantolla. Más: un doblaje es sin duda una obra artística, que sólo a veces está a la altura de la obra original: sería como ver Las Meninas con otra gama de colores distinta. Porque la voz es eso: una gama de colores e intensidades. Y por fin: con el precio de las entradas, los cines deberían disponer ya de auriculares para las dos versiones alternativas. Y que cada cual (como aquí) opte por lo que prefiera.

SILVIA ADELA KOHAN
Doblaje o subtítulos. ¿No será además una cuestión de hábito vinculada a los sentidos? En Argentina nunca existió el doblaje, así que yo (y sé que le pasa a la mayoría) me adapto al doblaje, pero me molesta. Cuestión de vivencias personales en algo tan significativo como el cine. Algo así como pasa con la comida ¿la comida son las raíces? El asadito, para mi parte argentina, el pa amb tomaquet para mi parte catalana, aunque como dijo Fernando Arrabal cuando le preguntaron si se sentía desarraigado por haberse ido a vivir en el 55 a París y respondió que no tenía raíces, que tenía piernas. Me adhiero, pero sin abandonar los subtítulos y la comida.

MARINA PENYA:
¿Alguien lee a Kafka traducido? ¡Qué horror, qué decepción, qué asco! ¿Por qué no lo leéis en alemán? Aprender alemán no es tan difícil, incluso Hitler pudo aprenderlo de pequeño. Si leéis a Kafka en alemán os ahorraréis traductores subnormales y editores mafiosos que para ahorrarse 200 euros son capaces de contratar a una prima de su verdulera por el solo hecho de que domina el francés y traduce a Kafka de una mala traducción del alemán a la lengua de Le Pen. También os ahorraréis la censura que los escritos de Kafka han tenido que sufrir en el pasado franquista y ahora mismo por razones más nobles, naturalmente. De verdad, es muy sencillo. A saber:
1.- aprended alemán.
2.- estudiad los modismos y los giros del idioma alemán del primer tercio del siglo XX.
3.- no olvidéis informaros de las especificidades lingüísticas, culturales e históricas del alemán del primer tercio del siglo XX empleado por la población checa no germanófila.
4.- es imprescindible que tengáis en cuenta que Kafka era judío. Nada más fácil que sumergirse en la cosmogonía, la mística y la tradición de un judío centroeuropeo inmerso en las especificidades lingüísticas, culturales e históricas del alemán rico en giros y modismos del primer tercio del siglo XX empleado por la población checa no germanófila.
5.- llegados a este punto sólo os quedará profundizar en los datos biográficos de Kafka (familiares, sexuales, laborales, etc) y dilucidar sus interacciones sociales y vitales y su simbología particular en relación a la cosmogonía, la mística y las tradiciones de un judío centroeuropeo inmerso en las especificidades lingüísticas, culturales e históricas del alemán rico en giros y modismos del primer tercio del siglo XX empleado por la población checa no germanófila.

Si es muy fácil. Pero si alguien no se ve capaz, siempre puede leer una BUENA traducción o ir a pasar un rato al cine y ver una película BIEN doblada. Y si no, también se puede ir a hacer puñetas.

ENRIQUE VENTURA:
Dos apuntes tardíos referidos al doblaje:
Uno.- El motivo de esta repetición de frases a la que alude Andreu se debe a que el doblador, además de reflejar los sentimientos del actor, ha de hacer coincidir cuanto más pueda el movimiento de sus labios. Así, los dobladores ya tienen unas frases que, con el mismo sentido de las originales, cumplen ese cometido. Notaréis que esas frases están seleccionadas para el inglés y normalmente no se emplean en el doblaje de otros idiomas.
Dos.- Hace ya más de diez años, en los albores de los chats, tuve la oportunidad de conocer al genial Rogelio Hernández, la voz de Marlon Brando, Paul Newman, Jack Nicholson y Michael Caine. En cierta ocasión, los componentes del grupo nos reunímos para cenar y yo tuve la inmensa suerte de sentarme a su izquierda. Cuando él me hablaba, a veces yo miraba para otro lado y elegía qué famoso estaba compartiendo conmigo el filete con patatas.

Una respuesta a “Discusión sobre doblaje

  1. ENRIC MARTORELL 15 diciembre 2010 en 20:52

    La primera vez que oí la voz de Jodie Foster en una versión original quedé encantado: No comprendo cómo pudieron ponerle un doblaje tan diferente que (con todo el respeto hacia la actriz dobladora) no la representa en absoluto. Por otro lado, en muchos doblajes se nota que el sonido de las voces no está integrado con el sonido de la película, como si al hacer un fotomontaje insertaras un personaje con una iluminación que no concuerda con la del conjunto. Antiguamente se molestaban en cambiar el sonido si el personaje estaba en el interior de un recinto o en el exterior, ahora (con el cuento de que el sonido ambiental va por un lado y las voces por otro) se nota que todo se hace dentro lo cual resulta aún más falso. Cojan una película antigua y comparen el doblaje que se hizo en su momento con el doblaje con que se actualizó. Además, muchas voces con timbres y matices brillantes de antaño no han sido relevadas ahora por otras al mismo nivel. Cuando pienso en los doblajes en Cataluña, y en el hecho de que ahora además de doblar en castellano quieren doblar en catalán pienso que deberíamos eliminar todos los doblajes y en todo caso subtitular en catalán o en castellano: El precio sería unas veinte veces más barato y la gente se acostumbraría a leer más. La “comodidad” del doblaje no justifica la pérdida de calidad artística, si es arte lo que quieres ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: