Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

Archivos en la Categoría: gustos y preferencias

Dos clases de personas (3)

El mundo se divide en dos clases de personas. Los que se identifican con el torero y los que se identifican con el toro.
O sea: Los dominantes, orgullosos de una supuesta inteligencia, que se supone que les da superioridad y que usan para dominar a los otros, considerados menos inteligentes e inferiores. La supremacía del hombre que domestica a la naturaleza bruta. Los que presumen con trajes de oro y plata y se sienten importantes, aclamados por someter, a fuerza de lo que haga falta incluyendo las torturas, a una criatura hermosa y poderosa pero inferior y, por tanto, susceptible de ser aniquilada sin remordimientos. Y se sienten más orgullosos cuanto más hermosa, fuerte y peligrosa sea su víctima. Son los del Séptimo de Caballería con sus flamantes uniformes que se sienten autorizados a exterminar a los indios y quitarles sus tierras y relegarlos a reservas sin ningún escrúpulo. Y se ven más valientes si proclaman que los indios eran crueles y sanguinarios y, por ejemplo, arrancaban las cabelleras de sus víctimas (invento de los blancos). Son los que, desde tiempo inmemorial, dijeron que las mujeres eran inferiores a los hombres para justificar un trato de dominio.
… Y hay quien empatiza con las víctimas, quien es incapaz de aplaudir a alguien que hace daño, aunque sea de una manera muy hermosa, artística, tradicional, heróica, civilizada y estética.
Así es como yo lo veo, y prefiero situarme al lado de los segundos. Es una opción.

El vengador alado no va a Canarias

Obligaciones profesionales me llevan a Canarias. Os dejo, sólo por un rato, con mi fragmento favorito del episodio favorito de mi serie de televisión favorita con mi sex symbol favorita:

EMMA PEEL CONTRA EL VENGADOR ALADO!

No os mováis, vuelvo en seguida. Os echaré de menos!

Sweet Charity

Des que vaig veure The Apartment de Billy Wilder, estic enamorat de Shirley McLaine. Ho saben els amics que vénen a sopar a casa i sempre han d’acabar veient la Shirley en aquell gran número musical de Sweet Charity (que em sembla que ja em posat a la Parida, però no us amoïneu, que un dia d’aquests torna a caure).

Doncs em voldreu creure si us dic que mai l’havia vist en aquesta seqüència en què vol seduir ni més ni menys que a Jerry Lewis?

El karaoke de Cola Cao

El premio ha venido acompañado de mucho ajetreo, así que he tenido el blog un poco abandonado.

Para compensaros, os dejo un vídeo que hice hace tiempo a partir de los dibujos de Enrique Ventura. Se trata de un karaoke realizado con jeroglíficos para cantar mejor la mítica canción del anuncio de Cola Cao.
¡A ver quién se anima! Seguro que lo hacéis mejor que Bisbal…

Por cierto, gracias a todos por las felicitaciones, recuerdos y abrazos que me habéis hecho llegar en persona o de manera virtual, por ejemplo, esta que me mandó Vicent Pons.

¡Así da gusto recibir premios!

Amb tots vosaltres, la Brisca

Fa molts anys, quan tot just començava a conduir, vaig tenir un accident de cotxe. Vaig caure daltabaix d’un pont en un revolt maleït que hi havia a la sortida de Tremp. Vaig proclamar aleshores amb contundència i fermesa que mai més tornaria a conduir. Dos mesos després, vaig anar a buscar el cotxe al taller i el vaig conduir fins a Barcelona.

Recordo un dia de Setmana Santa, sopant a Ca l’Estevet amb Jorge Martínez Reverte. Ell parlava de les meravelles d’un artefacte per escriure anomenat ordinador. Jo n’era escèptic. Fins i tot vaig proclamar amb contundència i fermesa que jo mai faria servir un ordinador.

Dos mesos després, ja tenia a casa aquell estimat Armstrad i ja mai he pogut prescindir de l’ordinador.

Recordeu vosaltres un dia, dos mesos enrere, en que vaig proclamar amb contundència i fermesa que mai més tornaria a tenir gos?

Bé, doncs…

És gossa i es diu Brisca.

Dos mesos. Exactament dos mesos. Quan em sentiu proclamar amb contundència i fermesa que mai més faré alguna cosa, em sembla que us podeu permetre exercir de profetes.

¡La vida debería ser al revés!

Se debería empezar muriendo y así ese trauma está superado.
Luego te despiertas en una residencia mejorando día a día.
Después te echan de la residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión.
Luego en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro.
Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como para disfrutar el retiro de la vida laboral.
Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo y te preparas para empezar a estudiar.
Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé.
Y los últimos nueve meses te pasas flotando tranquilo, con calefacción central, room service…
Y al final abandonas este mundo en un orgasmo.

QUINO (Creador de Mafalda)

Visita al cementerio

Hace ya unas semanas, fui al cementerio del Poblenou. Hoy me animo a colgar un epitafio que me sorprendió mucho.

Víctima del amor maternal? Se dejó matar por su madre? Por su hijo? Planteen sus hipótesis.

Mirada asesina

¿Podría ser Jack el destripador contemplando a una de sus víctimas?

De pincelada destripadora

Así es como Walter Sickert (Jack el destripador) pintaba a las mujeres, ¿Dormidas?

Si la impaciencia os puede y queréis ver más imágenes como la de arriba. No dudéis en entrar en mi facebook, allí hay algunas más. Los más pacientes podéis esperar, las iré subiendo poco a poco.

Más y más

«Los discursos sobre la insostenibilidad del planeta y sobre el calentamiento global han contribuido a dibujar un horizonte sórdido y oscuro. En este mundo sin futuro impera el principio del rendimiento rápido. No hay proyecto: sólo resultado. Es el principio cultural de las empresas de capital riesgo, dispuestas a sacar todo el jugo posible de un negocio en el menor tiempo aun a riesgo de agotarlo para siempre.Pero también es el principio cultural del consumismo, en que la pulsión por comprar no se detiene nunca: el deseo de un nuevo producto impide el goce del producto recién conseguido, dentro de una serie interminable de frustraciones. Y es el principio cultural que rige las conductas de empresarios y gobernantes: la productividad (y su fiel acompañante, la competitividad). Siempre más: la insaciabilidad como modo de estar en el mundo.

(JOSEP RAMONEDA.)

A %d blogueros les gusta esto: