Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

Crónica de combate de boxeo intelectual.

    Ayer por la tarde, a las 19:30 horas en punto, se celebró en la librería Excellence de la calle Balmes de Barcelona el primer GRAN COMBATE DE BOXEO INTELECTUAL, a cinco asaltos, entre la NOVELA NEGRA, representada por el joven y fino estilista SEBASTIÀ BENNASSAR, y la NOVELA POLICÍACA representada por el veterano ANDREU MARTÍN (rudo fajador). 

Imagen

    Desde el primer momento, se vio la impecable preparación de Sebastià Bennassar, seguro de sí mismo, firme en sus convicciones, y la inseguridad de un Andreu Martín cargado de notas, citas y apuntes que, además, ofreció como regalo posterior a la árbitro Anna María Villalonga en un gesto demasiado parecido a la adulación.

    En el primer asalto, Bennassar cedió la iniciativa a un Martín no muy firme que reconoció el hándicap de verse obligado a defender la novela policíaca cuando ha sido cultivador de novela negra. No obstante, se conocen en su larga biografía momentos en que ha llegado a decir que Agatha Christie tiene buenas novelas. Se lió un poco relacionando la novela policíaca con el racionalismo y la novela negra con el postmodernismo y Bennassar replicó con una claridad de conceptos y un aplomo indiscutible que enseguida le valió el apoyo del público, que le dio ganador del asalto en la votación posterior.

    En el segundo asalto, referido a la denominación de este género literario en diferentes países, Bennassar salió muy decidido y confiado, tanto que ni siquiera llegó a agotar su turno. Martín aprovechó tal confianza para continuar el discurso del anterior asalto, golpeando un poco a ciegas pero de manera machacona lo que sin duda se había preparado durante horas de entrenamiento. Se puede decir que jugó algo sucio al no ceñirse a las reglas, puesto que no se atuvo exactamente al tema señalado por el juez, pero la árbitro Villalonga no lo amonestó y llegó al final de los cuatro minutos con un cierto dominio del ring que le valió la victoria del round y el empate provisional del combate.

    En el tercer asalto, cuando tenían que hablar de Hammett i Chandler, Martín dio muestras de debilidad. Salió a la defensiva, hasta el punto de que él mismo lo reconoció en un inciso, y mientras hablaba su contrincante todo el mundo pudo ver cómo le daba la razón asintiendo con la cabeza. Se atrevió a proclamar que nadie en el mundo había entendido el argumento de El Sueño Eterno y que la novela de Hammett La Maldición de los Dain era una porquería. Bennassar, por su parte, iconoclasta también con los clásicos, aplicó una serie de golpes gloriosos defendiendo con fervor la literatura autóctona, dando muestras de una lucidez y una generosidad demoledoras, que hicieron hincar la rodilla al veterano y le dieron la victoria indiscutible del asalto.

    Martín salió al cuarto asalto visiblemente nervioso y decidido a vencer. Hablaba más de prisa que antes y en voz más alta, y no dudó en iniciar su intervención con unos cuantos golpes bajos despreciando las afirmaciones de Bennassar referentes al contenido necesario de la novela de este género, rebatiendo el discurso por la vía despectiva y queriendo demostrar que podía añadir conceptos nuevos a lo que presentó como débiles argumentos del contrincante. Recurrió a unos conceptos que tiene aprendidos desde hace tiempo y que le hemos oído repetir hasta la saciedad, pero que son efectivos y que demuestran su interés por el género. Se aprovechó de que Bennassar se había expresado primero y la contundencia de sus afirmaciones le proporcionaron de nuevo el favor de un público que sin duda se estaba divirtiendo y se veía tan empatado en opiniones como indicaba el marcador.

    En el quinto asalto, el definitivo, sobre el estado actual de la novela negra,  Martín echó el resto, salió a ganar. Acudiendo ya descaradamente a los apuntes que llevaba consigo, consiguió encajar algunas citas del maestro Chandler y suyas propias, descalificando la supuesta verosimilitud de la novela negra. Hizo reír al público varias veces e incluso arrancó la carcajada siempre espléndida de Anna María Villalonga y se lo puso muy difícil a Sebastià Bennassar que, aun cuando recurrió al apoyo de notas que hasta entonces su nivel de conocimientos universitarios, su capacidad de improvisación y su aplomo habían hecho innecesarias, se vio superado por puntos en el último momento.

    En todo caso, no fueron puntos suspensivos porque el nivel del encuentro fue muy alto, el público se fue muy satisfecho, los dos autores firmaron libros y recibieron parabienes de sus lectores.

    Poco después del combate, un maltrecho Andreu Martín difundió este twitter:

    «Ha sido un combate muy duro. No estoy seguro de poder superar otro igual.»

    Afirmación que quería ser un elogio a la preparación teórica, al estudio del género y a la calidad literaria de Sebastià Bennassar.

 Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: