Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

UNA BELLÍSIMA PERSONA.

ImatgeEsteban Romero Sánchez era (es) lo que se dice una bellísima persona. De esas que, cuando los vecinos se enteran de que ha cometido un doble asesinato estremecedor, aparecen en la tele diciendo «¡No lo puedo creer!  ¡Pero si era una bellísima persona!».

Había sido dependiente de unos grandes almacenes de Barcelona y dejó su trabajo porque se había enamorado de una de sus compañeras y la administración de la empresa no permitía que los empleados se casaran entre ellos. Se fue a otros grandes almacenes, rompió su relación con la causante del traslado y se casó con otra compañera de trabajo. Tuvieron dos hijas preciosas.

Tal vez su peor error fue el de abandonar este otro trabajo poco pagado pero seguro para dedicarse a la venta de pisos bajo la promesa de que se iba a hacer de oro con las comisiones espléndidas que obtendría por cada venta.

No obstante, corría el año 1978, época de transición, hacía poco que había muerto el dictador Franco, se estaba discutiendo en las Cortes la nueva Constitución Española y, con todo el mundo a la expectativa de lo que pudiera pasar, se vendía poco.

Esteban Romero Sánchez veía pasar los meses sin vender ni piso ni aparcamiento y se iba endeudando y endeudando y su angustia aumentaba y aumentaba.

El día 17 de septiembre entró en el vestíbulo del edificio de la avenida del General Mitre donde él tenía instalado su despacho la señora Francisca Massoni Sans. Mientras visitaban el piso muestra, la buena mujer dudaba si comprar un piso o no, o comprar dos o no comprar ninguno, y no cesaba de hablar de la inmensa fortuna que tenía en el banco y de lo buenas que eran sus hijas queridas.

Siguiendo un impulso que jamás se puso explicar, en el aparcamiento en obras, Esteban Romero Sánchez agarró un pesado mazo que los albañiles habían olvidado y golpeó a la señora Francisca Massoni en la cabeza hasta matarla.

Luego, llamó a una de aquellas hijas queridas y pretendió fingir un secuestro.

«Si me pagan dos millones de pesetas, soltaré a su madre.» No le sirvió de nada, porque no le hicieron caso. Exaltado, él llegó a recriminar a la hija lo poco que quería a su madre, «parece mentira, con lo buena que es y lo bien que habla de usted», y terminaron regateando. Él ya se conformaba con quinientas mil pesetas, la hija le ofreció doscientas mil. «Por ahí ya no paso», dijo Esteban Romero Sánchez. Y le colgó el teléfono.

El dia 9 de octubre, volvió a intentarlo con un niño. Esteban Romero Sánchez asesinó a Rafael Morante Estévez, de 9 años, lo enterró en el mismo vertedero donde había enterrado a su primera víctima y pidió rescate a la familia como si lo hubiera secuestrado.

En aquella ocasión, una importante operación policial terminó con la detención del asesino.

Estos hechos tal vez no hubieran tenido ninguna trascendencia histórica de no ser porque en aquellos momentos, durante la redacción de la nueva Constitución, se estaba debatiendo el punto de la abolición de la pena de muerte. Los partidarios de la llamada pena máxima se agarraron a este horrible incidente para defenderla en una campaña sin escrúpulos. Se hizo muy famoso el llamado «Asesino de Mitre» y algunos periódicos publicaron en primera plana imágenes espantosas de los dos cadáveres, se crearon debates en radio y televisión y todo el mundo acabó hablando de Esteban Romero Sánchez, «Dios mío, si siempre me había parecido una buena persona».

Salvó su vida por los pelos. Eliminada de la Constitución la pena de muerte, en el juicio le cayeron dos penas de treinta años, de los cuales cumplió 20. Salió en libertad en 1998 y ahora posee un modesto negocio en algún lugar ignoto de España. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: