Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

EL PUENTE DE LOS MONJES NEGROS

 

Imagen

 

A las ocho de la mañana del 18 de junio de 1982, apareció el cadáver de un hombre colgado de uno de los tubos de un andamio que había debajo del puente de Blackfriars de Londres. Llevaba siete ladrillos en los bolsillos de su traje elegante confeccionado a medida en Milán. También tenía encima 7.400 libras esterlinas y un pasaporte falso.

Las investigaciones revelaron que se trataba de Roberto Calvi, 62 años, presidente del Banco Ambrosiano y miembro número 943 y tesorero de la logia masónica Propaganda Due (P2). El banco, que estaba a punto de quebrar, tenía asociadas entidades financieras dependientes del Vaticano como el Instituto para las Obras de Religión. A la P2, pertenecían los individuos más poderosos de Italia, desde ministros y militares pasando por el estafador y blanqueador de dinero negro de la mafia Michele Sindona o representantes de la Iglesia tan importantes como el arzobispo Marzinkus, jefe de la Banca Vaticana.

El Banco Ambrosiano, creado en 1896 para ser el único banco católico frente a todos los otros laicos, se había visto metido en una serie innumerable de escándalos como, por ejemplo, el de los millones de dólares que se esfumaron después de la compra de unos misiles Exocet a cargo de los argentinos durante la guerra de las Malvinas. Después de la muerte de Calvi, se supo que la P2, a través del Ambrosiano, había financiado a regímenes militares golpistas como los de Perú, Paraguay, Uruguay o la contra nicaragüense. Calvi, como su director, fue acusado de evasión de capitales, defraudación de impuestos y falsificación de balances financieros.

El 10 de junio de 1981, lo habían condenado a prisión y a una multa de 7 millones de libras esterlinas. Apeló y, aprovechando la momentánea libertad condicional, desapareció.

No se supo más de él hasta que lo encontraron ahorcado del Blackfriars Bridge (que en inglés significa “Puente de los Monjes Negros”).

El 17 de junio, ante la inminencia de la quiebra del banco, la secretaria de Calvi, Graziella Corrocher, se suicidó dejando una nota en que maldecía a su jefe.

Pero, al final, no me queda claro lo que pasó. ¿Se suicidó o…? 

¿Quién?  ¿Calvi o la secretaria? 

Bueno… Calvi… O la secretaria… Bah, los dos!

Imagen

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: