Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

No me gusta viajar, pero me gusta haber viajado

Haberme impresionado en la librería Ateneo de Buenos Aires montada en el interior de lo que fue gran teatro. El libro como espectáculo. Espectacular.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y haberme impresionado (otras dimensiones) ante la catedral más imponente que he visto en mi vida, la catedral de Albi (capital de la herejía cátara o albigense: una vez exterminado el último hereje, había que dejar claro quién había ganado):

 

 

 

 

 

 

 

 

 

una iglesia fortaleza manifestación de poder supremo, que tenía que ser habitada por monjes guerreros cargados de mala leche. Sólo hay que ver el altar mayor donde se exponen las penas del infierno para quienes no se porten como Dios manda.

No hay más que ver lo que les espera a los avariciosos, o sea, a los chorizos banqueros:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: