Andreu Martín

Blog del escritor Andreu Martín

Introibo ad altare Dei

Yo pecador...
Después de que el oficiante inicie la misa confesando que ha pecado de pensamiento, palabra, obra y omisión, no me extraña que pida a los fieles presentes que confiesen asimismo sus pecados. Aquí, o todos moros o todos cristianos. Supongo que se sentiría muy violento si, después de reconocer que él es tan mala persona, las abuelitas de la platea le dijeran “Pues yo no he cometido ningún pecado en los últimos meses”. De manera que el sacerdote pide que se confiesen a Dios, pero no sólo a Dios sino también a la Virgen María, a san Miguel Arcángel, a san Juan Bautista, a San Pedro y San Pablo y al resto del santoral. ¿No son muchos confesores? ¿Estamos seguros de que sabrán guardar el secreto de confesión? Tanta multitud… ¿Quién dijo que no entendía que los paganos pudieran tener tantos dioses? ¿Quién habló de monoteísmo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: